Jue. May 30th, 2024

Tenía la caja esa con un gato de plástico que mueve la manito y “atrae el dinero” pero se fundió igual

Foto: Shutterstock

Marcelo Gaborda es un comerciante del montevideano barrio Villa Muñoz, que siempre trabajó en el rubro de la ropa interior y al que le iba «relativamente bien, al menos empataba», según sus propias palabras.

Tras la pandemia, el negocio bajó sus ventas. Gaborda se asesoró y terminó comprándose la caja esa con un gato de plástico que mueve la manito y atrae el dinero, a ver si la cosa repuntaba: “¿sabés que al principio funcionó? Metí una flor de venta de bombachas, salía como loco la de Hello Kitty”, explica.

Pero esa golondrina no hizo verano: “después no hubo forma, loco; no sé qué mierda le pasó al gato horrible ese que ta, me fundí, no vendí, me llené de cuentas y ahora estoy viendo qué hago de mi vida”, completó Marcelo.

Sobre el autor

Deja una respuesta