sáb. Sep 21st, 2019

Empleado de una empresa posa más de la cuenta su pulgar en el detector de huella y muere al instante

En la mañana de ayer, Mojamed Salahme, nacido en India pero de padres uruguayos, entró a su trabajo en Montevideo, capital del país, como todas las mañanas. Lo que no sabía es que esa mañana no iba a ser una mañana más: iba a ser la última de su vida.

“Moja”, como le decían sus compañeros, se dispuso a “marcar tarjeta” posando su pulgar en el detector de huella. La voz de español castizo que habla por el citado aparato repitió setenta y cuatro veces seguidas: “intente de nuevo, por favor”.

“Yo le decía al pibe: es huella digital, no tenés que apretar como si fuera un boton”, relata Mildo Aneiro, guardia de seguridad de la empresa.

“Yo le decía al pibe: es huella digital, no tenés que apretar como si fuera un boton”

Declaración del guardia de seguridad de la empresa a El Cascote News.

Salahme presionó con vehemencia el instrumento y, un minuto después, se desvaneció cual Marty McFly en las fotos de la saga cinematográfica Volver al futuro (1, 2 y 3).

Escalofriante. Se piensa que el protagonista de esta historia puede haber viajado en el tiempo y estar en 1995, evitando mirar el penal del futbolista oriental Álvaro Gutiérrez en la final de la Copa América de ese año, contra Brasil. Pero legalmente, está muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *