lun. Ago 26th, 2019

Estiman que el infierno “es un lugar con cientos de secadores de pelo prendidos al mismo tiempo”

Muchas son las creencias sobre qué sucede después de la muerte. Las diversas religiones tienen sus convicciones, aunque ninguna de ellas ha sido demostrada a ciencia cierta. Los ateos, por su parte, descreen de todo esto y entienden que luego de la muerte no hay nada, nada.

En ese sentido, la Universidad Autónoma do Cymaco, de Montevideo, capital uruguaya, en estudio liderado por el Dr. Elamego Atilio, se propuso investigar cómo sería el infierno: “partiendo de la base de que es el lugar donde se tortura durante toda la eternidad las almas de los pecadores, se nos dio por investigar cómo los torturarían… y bueno, mediante una serie de procedimientos que no puedo detallar, dimos con algunas teorías… estimamos que los métodos de tortura podrían ser: obligar a los pecadores a escuchar todo el día el programa de radio de Petinatti, picar piedra en situaciones infrahumanas o tener que vivir en un cuarto con cientos de secadores de pelo prendidos al mismo tiempo”.

“…es el lugar donde se tortura durante toda la eternidad las almas de los pecadores (…) dimos con algunas teorías… estimamos que los métodos de tortura podrían ser: obligar a los pecadores a escuchar todo el día el programa de radio de Petinatti, picar piedra en situaciones infrahumanas o tener que vivir en un cuarto con cientos de secadores de pelo prendidos al mismo tiempo”

Dr. Elamego Atilio, investigador de la Universidad Autónoma do Cymaco, de Montevideo, capital uruguaya.

Consultado sobre cómo llegaron a esas conclusiones, el académico detalló que “nos pareció que tanto lo de Petinatti como lo de picar piedra eran actividades casi de recreación si las comparás con escuchar cien secadores prendidos; ¿vos viste lo que jode? Yo personalmente prefiero meter los dedos en un enchufe adentro de una piscina, hermano… olvidate”.

“nos pareció que tanto lo de Petinatti como lo de picar piedra eran actividades casi de recreación si las comparás con escuchar cien secadores prendidos; ¿vos viste lo que jode? Yo personalmente prefiero meter los dedos en un enchufe adentro de una piscina, hermano… olvidate”

Dr. Elamego Atilio, al ser consultado sobre cómo llegaron a esas conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *