Vie. Sep 18th, 2020

Increíble pero cierto: es crudivegano y pasó diez minutos sin contárselo a nadie

Ron Bosque se hizo crudivegano hace relativamente poco: “estaba al pedo en casa, no sabía qué carajo inventar y me pintó esa», dice mientras en su rostro se dibuja una sonrisa inocultable: “ser crudivegano es mi manera de ser feliz».

Consultado sobre si sabe qué implica ser crudivegano, contestó que «no, ni idea, pero para hacerme el raro anda divino, está mucho más propio que ser vegetariano o ser vegano, corrés por izquierda a todo el mundo, está gozado, pero tampoco pa ir atomizando sin parar hablando de eso, yo qué sé», dice este aspirante a mecánico industrial de cuarenta y siete años, a quien su amigo Carlos Voltios advirtió del logro histórico: «parece que ningún crudivegano estuvo más de diez minutos sin hablar de ello y yo superé esa barrera, ya te digo, me avivó Carlitos y no te voy a mentir: siento orgullo».

«no, ni idea, pero para hacerme el raro anda divino, está mucho más propio que ser vegetariano o ser vegano, corrés por izquierda a todo el mundo, está gozado, pero tampoco pa ir atomizando sin parar hablando de eso, yo qué sé»

Ron Bosque, aspirante a mecánico industrial de cuarenta y siete años.

El oriundo del montevideano barrio de Villa Española no esconde sus planes futuros: «ahora que le agarré el gustito a conseguir lo imposible, ¡voy por todo! Me voy a poner a hacer crossfit y voy a pasar cinco minutos sin contárselo a nadie, o capaz que arranco pa las acrobacias en telas que el récord es dos minutos, veré”.

«ahora que le agarré el gustito a conseguir lo imposible, ¡voy por todo! Me voy a poner a hacer crossfit y voy a pasar cinco minutos sin contárselo a nadie, o capaz que arranco pa las acrobacias en telas que el récord es dos minutos, veré”

Ron Bosque, recordman.

Deja una respuesta