sáb. Sep 21st, 2019

Termina comiendo galletitas de chocolate en la casa de Rosario Martínez y lo cuenta en un hilo

Foto: elobservador.com.uy

La simpática anécdota tuvo lugar en Santa Lucía, localidad del departamento de Canelones, en Uruguay. Catalino Pösle, un ferretero de 57 años, estaba perdido y de repente se encontró con un amable caballero que se ofreció no solo a darle indicaciones sino a llevarlo al lugar donde pretendía ir. Ese amable caballero no era otro que Rosario Martínez, el afamado director técnico de fútbol.

“Andaba perdidazo perdidazo yo, soy de San Jacinto, ni idea de lo que hay acá en Santa Lucía, tenía que venir a buscar un encargo de tornillos y bulones y no sacaba la movida de dónde era hasta que vi a un pelado medio demente, me arrimé a preguntarle qué onda y resulta que era Rosario Martínez”, cuenta Pösle.

“Andaba perdidazo perdidazo yo, soy de San Jacinto, ni idea de lo que hay acá en Santa Lucía, tenía que venir a buscar un encargo de tornillos y bulones y no sacaba la movida de dónde era hasta que vi a un pelado medio demente, me arrimé a preguntarle qué onda y resulta que era Rosario Martínez”

Catalino Pösle, un ferretero de 57 años.

“¿La verdá? ¡Un fenómeno! No solo me dio indicaciones sino que me llevó al lugar donde tenía que ir, me esperó en la puerta y después me invitó a la casa, a comer unas galletitas de chocolate. ¡Terminé comiendo galletitas de chocolate en la casa de Rosario Martínez! Me regaló un par de videos de Guardiola que él tenía como catorce mil y le sobraban pa regalar, un crá, ahora en un rato ABRO HILO en Twitter pa contar esta historia, me parece que recontra amerita”, cierra Catalino.

“¿La verdá? ¡Un fenómeno! No solo me dio indicaciones sino que me llevó al lugar donde tenía que ir, me esperó en la puerta y después me invitó a la casa, a comer unas galletitas de chocolate. ¡Terminé comiendo galletitas de chocolate en la casa de Rosario Martínez! Me regaló un par de videos de Guardiola que él tenía como catorce mil y le sobraban pa regalar, un crá…”

Catalino Pösle, un ferretero de 57 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *