dom. Ago 25th, 2019

Marcianito se cansa de esperar a la Intendencia y decide arreglar el pozo por su cuenta

Foto: CIUDADANOJorgeCASTRO

Sucedió en la esquina que une las calles José Luis Terra y Paolo Guerrero, en Montevideo, capital uruguaya. En la citada intersección hay un enorme bache, que “ya es parte del paisaje del barrio”, según nos cuentan Olga y Roberto, vecinos de la zona.

“ya es parte del paisaje del barrio”

Olga y Roberto, vecinos de la zona.

El problema se originó hace casi dos décadas, cuando en plena campaña electoral, todos los candidatos prometieron que iban a tapar el pozo. Una gélida tarde de 2000, apenas asumió el nuevo gobierno departamental, el jefe comunal colocó sendos marcianitos, también conocidos como balizas, preparando el terreno para la añorada reparación.

Pasaron los años y las balizas siguieron ahí, soportando fríos y largos inviernos, y también húmedos veranos. Pasaron cinco mundiales, ocho copas américas y tres ciclos electorales: el bache permanece.

Este domingo, Olga se levantaba como todos los domingos a comprar la pasta para esperar a los nietos para almorzar, cuando vio algo que hasta ahora le resulta increíble: “casi me desmayo”, confiesa. Roberto, casa por medio toda la vida, asiente: “casi se me desmaya la doña, no está ya para estos trotes… ahora esto parece Suiza, la calle tan arreglada, es increíble”. Como por arte de magia, el pozo en el que los turistas ya se sacaban selfies, había desaparecido, y los marcianitos también. Las cámaras de seguridad del lugar lo comprobaron: las balizas, cansadas de esperar el arreglo de la comuna, trabajaron toda la noche para por fin terminar el célebre bache.

“casi se me desmaya la doña, no está ya para estos trotes… ahora esto parece Suiza, la calle tan arreglada, es increíble”

Testimonio de Roberto, vecino de la zona, al enterarse que el marcianito arregló el pozo.

Intentamos conseguir alguna palabra de los marcianitos pero fue imposible. Seguramente, estarán disfrutando de unas merecidas vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *