Vie. Nov 27th, 2020

Se encuentra libre de pecado y al tirar primera piedra deja a monja en cuidados intensivos

Foto: LaRazón.es

El hecho tuvo lugar en la localidad coloniense de «Víboras y Vacas», donde el hasta entonces célibe Tereso Santodomingo pasaba sus tardes tomando vino con soda y escuchando los obituarios por Radio Oriental.

Ya sea debido a una revelación, una señal del más allá, un rayo misterioso que hará nido en tu pelo, o el alto volumen de alcohol en sangre, tomó conciencia de que en sus noventa y siete años de vida, jamás había cometido pecado alguno. Fue en ese momento que valiéndose de un suculento cascote decidió dejar constancia de su pureza arrojándolo con gran violencia y con la mala fortuna de impactar de lleno a una novicia que se dirigía a comprar una Merienda Sote a una despensa local. «¿Te das cuenta que en noventa y siete años ni un robo, ni un falso testimonio? Ni siquiera un deseo a la mujer del prójimo, y eso que la patrona de Rubén tenía buenas cachas y me miraba con ganas» señala Tereso guiñando su ojo izquierdo con algo de torpeza.

«¿Te das cuenta que en noventa y siete años ni un robo, ni un falso testimonio? Ni siquiera un deseo a la mujer del prójimo, y eso que la patrona de Rubén tenía buenas cachas y me miraba con ganas»

Tereso Santodomingo

Consultadas las autoridades episcopales, confirmaron que se deberá aplicar todo el rigor bíblico. «Entendemos que se trata de un señor muy correcto en su proceder durante noventa y siete años, pero planteado el caso ante Dios, lamentablemente nos confirma que al momento de su partida deberá ser enviado a una eternidad de llamas, latigazos y temas de los Beatles para niños».

La Hermana se encuentra en estado reservado en un nosocomio (*) de la referida localidad.

«Entendemos que se trata de un señor muy correcto (…) pero planteado el caso ante Dios, lamentablemente nos confirma que al momento de su partida deberá ser enviado a una eternidad de llamas, latigazos y temas de los Beatles para niños»

Autoridades episcopales.

(*) Por nosocomio nos referimos a una camilla en un cuarto que le sobra a Ramona, una conocida curandera/manicura/chapista de la zona.

Deja una respuesta